PERFILES: Zoila Isabel Carvajal Almario

"La comunicación debe servir para construir. no es dedicarse a escribir bonito para que te admiren, para ser el protagonista" 
Hola,mi nombre es Zoila Isabel Carvajal Almario y creo que
" Cuando soñamos algo, el Universo se confabula para que las cosas se den."
Bueno les cuento que yo nací en Acacias, un municipio que queda a media hora de Villavicencio, capital del Meta. 

Mi mamá es Tolimense, y su familia del Meta, toda la familia de ella, creció en Acacías. Mi papá es Jardineño (de Jardín Antioquia) y estudió en Bogotá. Ejerciendo como odontólogo en Acacías, conoció a mi mamá, se enamoró de una linda jovencita de 15 años, se casaron, ella tenía 16 años y el 38. 

Allí, en Acacias, nacimos los tres hijos mayores: Daniel, Luis y yo, Zoila Isabel. Cuando cumplí un año de edad, nos vinimos a vivir a Jardín. Crecí en Jardín, soy Jardineña. 
Mis años de infancia fueron muy felices, vivíamos en una casita muy humilde de paredes de tapia, pero felices. 
En mi hogar  nacían hijos cada año, hasta que llegamos a ser 12 hijos, 7 hombres y 5 mujeres; mi papá y mi mamá era muy católicos, muy conservadores, entonces no se hablaba de asuntos como control natal, esos temas eran vetados para ellos.
Inicialmente vivimos en una finca, pero cuando el hijo  mayor tuvo edad entrar a la escuela, nos trasladamos para el pueblo.Vivíamos en una casa alquiler,(era una casa  muy vieja). Fuimos ingresando uno a uno  al colegio. 
Aún recuerdo los sacrificios y los desespero de mi mamá, porque fuimos muy pobres, y, mi mamá cocinaba en un fogón de petróleo,allí asaba las arepas.Todos los días nos mandaban a comprar maíz, chocolate y panela. Mi mamá cocinaba el maíz por la noche y al día siguiente nos levantaba a los mayores a molerlo. Ella, iba asando arepa por arepa en el fogón de petróleo, yo lo escuchaba a veces que ella musitaba desesperada: !me provoca salir corriendo! .Eramos 7 estudiantes ya en la escuela y ella haciendo el chocolate en una "ollética", el huevo, las arepas y sólo había un fogón.
Mi papá y mi mamá siempre fueron super cariñosos y nos apoyaron en todo.
Afortunadamente todos fuimos buenos estudiantes. Uno se graduó como arquitecto constructor, hay varios odontólogos, una administradora de empresas,dos abogados, y yo, que soy Comunicadora Social-Periodista. 

Me ha gustado mucho estudiar. 

Mi materia preferida fue Español, también era buena para las matemáticas.
Recuerdo que mi papá me veía calcando letras del periódico, y decía: a esta muchacha le va a gustar estudiar. Entonces fue a la escuela a pedir que me dejaran entrar de 7 años a la escuela, en esa época se ingresaba de 8 años a estudiar. Desde el principio fui muy buena estudiante, pero sufrí atropellos de varias compañeras que me jalaban el cabello a la salida de la escuela, porque me sacaban a izar la bandera, que porque "era la preferida de la profesora"-decían. Fui muy buena estudiante, pero fue muy duro con la persecución de las compañeras.

Dos anécdotas: 
Cuando estaba en cuarto grado de primaria, nos pusieron una composición sobre la semana santa. Yo escribí que lo más bonito para mí era el día de Resurrección, porque ese día resucitaban también nuestros corazones, y, unas compañeras me copiaron y, salieron a leer antes que yo. Entonces me rebajaron la nota. Las profesoras luego cuando ya conocían mi trabajo, se daban cuenta que los textos eran míos.

Participe en concursos de poesía en el colegio.

Me empecé a inclinar por la escritura, a escribir cuentos y poesías, salía a declamar, no sé cómo siendo una niña tímida me atrevía a declamar. Luego participé en un concurso Municipal de Poesía, era un evento con muchos colegios muy buenos, Yo, ocupé el segundo puesto. y bueno claro que mi familia me acompañó.

Ya les conté que soy la mayor de las mujeres de mi hogar. Y, desde que tenía como 13 o 14 años, me sentía como "la mamá de los pollitos". Cada día me dedicaba a mi arreglo personal y luego vestía a cada uno de mis hermanitos, entonces me iba con 4 o 5 de ellos para el parque. Les compraba bombas y confites mientras mi mamá estaba atareada en la cocina. Todos recuerdan que la hermana mayor, fue muy especial con ellos. esto para mi es una anécdota muy linda.

 En Jardín sólo había un Liceo
Se llamaba Instituto San Antonio, se pagaba muy poquito de matrícula,con todo era un gran esfuerzo para mis padres. Pero nunca tuvieron que pagar por mí, yo siempre tenía beca de honor. Recuerdo que cuando tenía 14 años me entregaron la tarjeta de la asignación de la beca y para mí fue un honor porque decía: señorita Zoila Isabel, que me dijeran señorita era todo un honor, me sentía grande. Terminé el bachillerato en 1983. 

Fue así, que nos empezamos a venir poco a poco para Medellín.
Mi papá desde siempre nos dijo que estudiar era lo más importante, pero él no tenía recursos económicos mas allá de darnos hasta finalizar el bachillerato. Nos hicimos conscientes de que si queríamos estudiar más teníamos que trabajar. Éramos muchos hijos y todos teníamos la mentalidad, de que teníamos que buscar nuestros horizontes. 

Cualquier día a Jardín fueron a dictar un curso de peluquería, me inscribí y me ofrecieron una beca para venir a estudiar a Medellín en la Escuela de belleza Federal, ubicada en el centro de Medellín, cerca la registraduría.Acepté y viaje.
Una prima por parte de mi papá me recibió en su casa, ella tenia dos hijas; una de ellas estaba estudiando Comunicación Social y me decía: venga acompáñeme a hacer los trabajos, ayúdeme. Yo me enamoré de la Comunicación Social haciendo tareas con ella, me llamaba que le ayudara hacer un guión y yo decía: !qué maravilla ,mí me encanta todo esto! 
Presente  el examen de admisión en  la Universidad de Antioquia,  una y otra vez hasta que logre ser admitida. Mientras esperaba el ingreso, estudié belleza y peluquería, modistería, luego  me regrese a Jardín y con mi mamá me puse a coser, ella es modista profesional. 

Mi deseo era ingresar a la Universidad de Antioquia,entonces regresé a Medellín, a estudiar  Secretariado Auxiliar Contable.  Desde que llegué a Medellín sabía que tenía que trabajar para poder estudiar, para poder sostenerme, y ser secretaria era una manera de alcanzar mi meta
Hice un préstamo en el ICETEX, como para poder sostenerme porque había que pagar pasajes, el arriendo, la alimentación, las copias, todo esos pequeños gastos que sumando uno a otro dan mucho.

Y por fín, se me dío  el ingresar al Aula Magna.
Mi prima me ayudó a conseguir un trabajo de media jornada, en una asociación, allí trabajé 4 años,  fue maravilloso, trabajaba medio tiempo y el otro medio tiempo me dedicaba a estudiar. escogí clases por la mañana y los sábados.
Tenía un grupo de compañeros que se iban a mi oficina a  a transcribir los trabajos en las máquinas de escribir que eran manuales. Los trabajos  por aquella época, los hacíamos en máquina de escribir y nos teníamos que sentar a teclear por horas. Mi lugar de trabajo fue casi como una oficina de estudiantes, !esos años de universidad fueron maravillosos! Nos reunimos para hacer los trabajos, para estudiar y también para celebrar los cumpleaños. Nunca de parranda, ni de licor, ni vicio, eran reuniones sencillas, muy sanas.
Los hermanos menores fueron llegando a la ciudad, ya éramos seis estudiando, 5 en la Universidad de Antioquia y 1 en la Universidad Nacional, entonces buscamos una casa grande y entre todos pagamos el arriendo, los servicios, la alimentación. 
Para mí el estudio en la Universidad de Antioquia fue hermoso, yo no sentí el tiempo, me disfruté desde el primer día hasta el último. Nunca fue un esfuerzo escribir, hacer un programa de radio, hacer notas periodísticas, aprender todo sobre televisión, siempre me gustó mucho todo. 
En la universidad estuve al lado de una compañera invidente y trataba de hacer los trabajos con ella, a ella Le mandaban un monitor de INCI para que le ayudara a transcribir los trabajos,ella escribía en braille, no podía ver las materias por ejemplo de audiovisuales, sino que la cambiaba por literatura, Me dio mucho pesar porque después del esfuerzo tan grande para estudiar, para hacer su carrera, no la ejerció, se casó y se dedicó al hogar

Inicialmente vivimos  en el barrio Toscana 
cerca de Solla, buscando abaratar costos, desde allí solo era abordar un bus para ir a la universidad.Luego fuimos a vivir al barrio El Tricentenario, Ahí vimos varios años, compartimos todo. Nos distribuimos las tareas, nos apoyamos, los fines de semana las que tenían novios y amigos las iban a visitar, armamos reuniones los sábados y pasamos muy delicioso, nos apoyamos mucho, si alguno no estaba trabajando los otros subsidiaban al que no estaba trabajando. 

Mi hermana, quien ya era Administradora de Empresas, empezó administrar la casa, Entre ella y yo organizamos un cronograma, día por día; a quién le correspondía arreglo de la casa, A quién  cocinar...  los hermanos como habían sido criados en una cultura machista no querían cocinar. Nacimos en un hogar patriarcal donde el papá trabajaba y la mamá se quedaba en la casa. Cuando éramos pequeñas eran las mujeres a las que nos llamaban a cocinar.
Fue una lucha, mis hermanos decían: cómo así que a mí me va a tocar cocinar, para eso no hay bastantes mujeres en esta casa. Entonces mi hermana les dijo: No, pues aprenden y resuelto el caso. Eso era colocando cláusulas en el cronograma de actividades, hasta que se fueron adaptando. fueron aprendiendo a cocinar y vivimos en mucha armonía.
Mi hermano mayor se fue para Villavicencio,(él es nutricionista y odontólogo) y se quedó por allá. Nos fuimos repartiendo, los que quedamos en Medellín nos fuimos a vivir al barrio  Guayabal. 

Hice las prácticas en el IDEA, 
Viaje a muchos municipios de Antioquia, organizando foros para los alcaldes,yo era demasiado tímida y me decían los ingenieros que, tenía que salir a hablar en los foros y me temblaba la voz. Yo decía: no voy a ser capaz.  Fui tomando confianza y me paraba luego firme en el auditorio a presentar a los ponentes. Aprendí, conocí, estuve en  Ríonegro en cumbres de gobernadores.

Luego aprendí Diseño Gráfico en la Universidad de Antioquia, entonces me puse a diseñar revistas, libros, periódicos, a trabajar independiente. Mi hermana (La administradora de empresas), trabajaba como coordinadora administrativa, en la Organización Indígena de Antioquia, ellos tienen convenios con agencias internacionales, y de cada Proyecto que se hace, los profesionales que están al frente quieren hacer un libro, dado que es una de las mayores evidencias que se puede entregar a dichas agencias internacionales. la organización me dio la oportunidad de hacer muchos de esos libros. Esa experiencia me ayudó a progresar como comunicadora independiente. 

Tenia 30 años cuando me casé con un profesor de inglés.

Yo, era docente de cátedra en el CEIDA, donde también enseñaba mi esposo. Allí nos conocimos, nos enamoramos y nos casamos.

Años atrás me había motivado a estudiar pedagogía, e hice la nivelación profesional en la Universidad Autónoma Latinoamericana, me enamoré de la docencia. Trabajé 6 años como docente dictando una materia de técnicas de la comunicación, lo básico de expresión verbal escrita, todos los alumnos eran señores mayores, eran personas adultas que trabajan en bancos y tenían que capacitarse. Les enseñe a hacer un plan de negocios, les enseñe todo lo que sabía de publicidad. El rector decía: es una técnica, con que aprendan algunas "cositas" basta, los elementos básicos.Para mi era relevante de darles lo máximo; los ponía desde el principio a elaborar el trabajo de mercadeo y entregarlo como trabajo final, los iba asesorando y entregaban unos trabajos muy construidos .Finalmente llegué a ser coordinadora del área de comunicación y mercadeo en el CEIDA.


A los 2 años de haberme casado nació mi hijo Luis David.  
Cuando mi niño tenía 4 años, se acabó la relación con mi esposo,nos separamos. Dure muchos años viviendo sola con mi hijo, con mucho apoyo de mi familia, de mis hermanos, de mis hermanas, inclusive con mucho apoyo de la familia de él. Recuerdo que en Envigado, vivía un tío de mi ex,allí me cuidaron el niño mucho tiempo, hasta que tuvo 10 años.Doy gracias a Dios, siempre he tenido esos angelitos que me han extendido la mano, que me han ayudado.
para mi es muy importante  la parte espiritual; después de que me separé, quedé con mucho rencores, con rabia ,era una tristeza que me acompañaba día y noche. Estuve  un año con acompañamiento para retomar mi vida, para sentirme segura de mí misma. Hasta que  sentí  paz, encontré la capacidad de perdonar, de darme más como persona, de no cargar rabias, rencores.

Y me voy a vivir sola

Al barrio la Paz en Envigado. Luis David terminó la primaria y empezó el bachillerato, y bueno muy difícil para mí, porque cuando el padre ve solamente al hijo el fin de semana lo malcría, aunque él siempre ha estado al pendiente dándole todo lo que necesita. 

Algo que no les había contado es:
Perdí dos hermanos, uno de 28 años, por problemas de bandas delincuenciales en Jardín; resulta que Mi hermano estaba haciendo las diligencias para entrar a la policía. Eso fue uno de los momentos más tristes, más dolorosos de mi vida, yo estaba estudiando en la Universidad de Antioquia, y mi papá nos llamó a preguntarnos que si mi hermano estaba con nosotros, que estaba desaparecido, nadie sabía nada de él, mi papá se dedicó a buscarlo, se fue con los bomberos del municipio a buscarlo y cuando dijeron que habían encontrado un muerto   entre Riosucio y Jardín, confirmó que era él, pero ya lo habían enterrado como un N,N, entonces todo fue muy trágico, porque hubo que hacer la exhumación del cadáver. Hoy veo  todas estas madres de la Candelaria, que nunca saben dónde están sus hijos, y pienso que fuimos afortunados, por lo menos nosotros pudimos ver nuestro muerto, pudimos enterrarlo. 
Otro hermano , ingresó a trabajar a la Policía; era el más alegre de la casa, era el alma de todos los diciembres. Vivía con una "muchacha"  que conoció en el Palacio de Justicia y, tenían una niña, vivían en Copacabana, nosotros nos íbamos a pasar todos los 24, los 31 de diciembre a  su casa .Él hacía tamales, natillas, buñuelos, !Era feliz con su familia, él era el alma de la fiesta! 
Yo estaba en embarazo y él fue a visitarme a la Estrella y me dijo que yo iba a tener un niño, empezó a decirle a todos que yo iba a tener un niño, a mí no me habían hecho ninguna ecografía ni nada tenía yo 8 meses de embarazo, cuando de lo mataron. Lo habían enviado para Villa Guadalupe, uno de los barrios más peligrosos de acá de Medellín,era imprescindible portar chaleco antibalas y, por cosas de la vida ese día no le asignaron chaleco, se presentó una balacera y ahí lo mataron. Para mí fue muy doloroso.Yo le pedía a Dios con toda mi alma que me diera tranquilidad, que me diera paz para que yo pudiera tener bien a mi hijo, y que pese a este dolor tan grande, no se fuera a afectar el embarazo. 

Todavía no se como hice para soportar, para ser valiente, fue muy doloroso, pero yo tenía una tranquilidad increíble, sólo Dios puede dar esa fortaleza. Fueron momentos muy dolorosos.

Mi papá murió de 75 años, él fue un hombre muy fuerte, muy trabajador, todos los lunes, miércoles y viernes iba a la finca, a pie o a caballo, a darle vuelta, a darle mantenimiento, pero nunca nos inculcó a los hijos ir a trabajar a la finca, siempre nos llevó a mitad de año a las vacaciones, solo quería que estudiamos. Mi mamá tiene en este momento 76 años y es una mujer alegre, la hemos disfrutado muchísimo. 

 Y aparece el Círculo periodistas de Antioquia


Trabajaba en Quinta Generación(una empresa organizadora de certámenes), precisamente una de las socias de Quinta Generación, es la prima por la que me enamoré de la Comunicación social, ella me dio la oportunidad de trabajar allá por más de un año, allí, organizamos certámenes para la Gobernación de Antioquia y la Alcaldía de Medellín.
En Quinta Generación aprendí de protocolo, de organización, una aprende mucha teoría en la universidad, pero es en la práctica donde se aprende. Aprendí a estar pendiente de cada detalle, cada momento, de la importancia de la planeación, de que cada instante desde el principio hasta el fin todo esté organizado, aprendí a dejar muy poco a la improvisación.
Hablando del CIPA; un día vine a organizar un congreso de periodistas con Luis Guillermo Peña, quien  dicho sea de paso llegó al CIPA cuando estaba en una crisis muy tremenda, con una deuda inmensa con el edificio, no había una buena dirección ejecutiva, no habían proyectos, entonces obviamente no había con qué pagar administración, había eso si una deuda por pagar. Entonces Luis Guillermo, le aposto a hacer un encuentro Nacional de Periodistas, como eso  un asunto de tanta logística,  y siempre hemos sido tan amigos, me llamo a que lo apoyara.

Las directivas del CIPA, viendo mi labor, que había estado acá desde el capítulo universitario, me proponen ser directora ejecutiva y yo lo acepté como un reto. sabia que yo misma tendría que generar mi salario. Tenía que pensar qué eventos iba a crear acá que fueron productivos, que dieran para pagar todos los gastos del CIPA.


Han pasado los años 
Ya son 12, He logrado grandes cosas para el CIPA y para mi vida. Siempre me he sentido feliz, acogida, valorada en mi labor, nunca pensé quedarme, nunca pensé llegar a ser la directora ejecutiva pero aquí estoy y soy feliz. 
 Me han tocado con varios presidentes, la primera presidenta que me tocó fue Marina Henao Cano, ella es una persona muy especial que defiende los derechos de las mujeres y pertenece a la Unión de Ciudadanas de Colombia; a la apra que defiende la ética en el periodismo.

Hemos trabajado el lenguaje con equidad de género, el lenguaje No sexista, ha sido una lucha porque a veces por ejemplo en el programa Cuartillas, utilizamos el lenguaje incluyente no falta el que diga: Pero cómo se les ocurre, !el Círculo de Periodistas de Antioquia no respetar la Real Academia, utilizar eso de los y las tan horrible!  Es una apuesta que nosotras hemos dado, defender el lenguaje no sexista, defender el lenguaje incluyente, y sabemos que si no está en la Real Academia, muy pronto lo estará, un día lo vamos a lograr. 


Después de muchos años de estar sola


Apareció Abraham. Él llegó como asociado, se asoció y se fue para Ecuador 6 años, desde allá nos comunicabamos, el como asociado y yo como Directora Ejecutiva. 
Cuando me divorcié oficialmente. él se comunicó conmigo de una forma muy bonita, nos fuimos acercando más, contándonos la historia personal de cada uno, entonces me di cuenta que él estaba solo, que él era separado hacía muchos años, y decidimos esperarnos por 2 años, quedamos en que ninguno de los dos iba a conseguir ninguna otra pareja, ese fue un tiempo muy bonito, de poemas, de canciones, dedicatorias y, regresó. Desde el año 2013, ha sido un apoyo muy grande, me acompaña y me apoya en todo, ha sido una persona que me ha enseñado a querer la radio.

Yo digo que cuando soñamos algo, el Universo se confabula para que las cosas se den. 
Presentamos el programa cuartilla radio a las becas de creación, y nos ganamos la beca, con ese premio compramos los equipos, se compró la consola, los micrófonos, adecuamos la emisora, se organizó la oficina, se le colocó baldosa, se pintó bien bonita, y fueron llegando los programas y la gente que creía en la emisora.



La radio le ha dado otra luz a mi vida muy bonita
desde niña me prometí que  desde la profesión y desde lo que yo haga, quiero servirle a la humanidad. a mí me gusta servir, acercarme a la gente, servirle a los demás. 
Otra de las experiencias bonitas es que he trabajado mucho la comunicación para el desarrollo comunitario. 
En este momento hago parte del comité de comunicaciones de la Red de Integración de la comuna 10, he tenido la oportunidad de trabajar en varios periódicos del centro de Medellín y, aportar en contenidos porque aunque que soy la directora ejecutiva, siempre le saco tiempo para ir a entrevistar algún personaje, a escribir una crónica.

El trabajo en comunidad lo he disfrutado mucho, con la red de integración de la comuna 10, hay grupos de mujeres,acciones comunales, grupos de venteros ambulantes. hay días en que  entonces hay veces nos vamos a almorzar a Téjelo, donde un señor que tiene una caseta y cocina delicioso, Cuando tenemos que pedir refrigerios ya sabemos que un dueño de un toldo, hizo el curso en Actuar Fami -empresas sobre alimentos, y los pedimos allá.Tratamos en la RED 10, de apoyarnos y de contratarnos entre nosotros mismos. 

Me siento feliz
Me siento realizada por todo lo que he hecho, realizada como madre, como mujer, como profesional y lógicamente con la mente abierta para seguir aprendiendo más, aportando más. 

La comunicación Social, la defino como una posibilidad de aprender a comunicarnos mejor, pero ante todo una carrera qué posibilita la forma de comunicarse y entender a los demás, no sólo aprender géneros periodísticos, es vivir en función del servicio a los demás, del respeto por la opinión de los demás, porque como periodistas como comunicadores nunca podemos comunicar algo que sea para dañar a otros, siempre debe ser algo constructivo, la comunicación debe servir para construir. 

 En definitiva, el comunicador social debe estar el servicio de los demás.
Sé que esto es un camino donde cada día debemos ser mejores personas.


Y fue así:
Cerca a la estación Parque Berrío, del sistema  de transporte Metro de Medellín,  por el costado norte, te encuentras de lleno en la Plazuela Nutibara;  todo un paraíso, patrimonio histórico y arquitectónico del centro de la ciudad. Las esculturas de Fernando Botero, los lustrabotas, el vendedor de tintos, los que toman las fotos, el que vende almuerzos y el que hace tres días no prueba un bocado. 
Allí confluye la ciudad y su codicia, la ciudad y su historia, la ciudad con su bullicio. 
El edificio Portacominadas, el Palacé, cuentas 23 pasos exactos, dejas a un costado los Colosos que custodian su entrada, y llegas a el "Edificio Central", -así lo  anuncia un pequeño aviso en letras doradas  ubicado en una de sus columnas-. Su pasillo de acceso da justo al costado de la Iglesia la Candelaria, donde se exhiben toda clase de libros amarillentos, lociones reenvazadas, música cristiana, café, el Almanaque Bristol y, por supuesto lo más cerca posible a la puerta de la iglesia: velas,estampitas de santos y películas porno.
En el pasillo del edificio Central está el ingreso a los piso altos, dos ascensores y una escalera con su acceso cerrado. Ingreso al ascensor, le digo al ascensorista: piso sexto por favor. Le da seis vueltas a la manivela y, aterrizamos. Al final del corredor a mano izquierda está el CIPA (Círculo de Periodistas de Antioquia) y allí de frente está ella…

Este es el resultado de mi palabreo con la hermosa Zoila Isabel.
Gracias valiente mujer por tu ejemplo de vida y lucha.
Con amor Elena L

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Buenos Aires

Colaboración, Silvia Vásquez.   Brillan los pétalos de una flor pesada al amanecer. Unas cuadras más al fondo, el río marrón acaricia las or...