Perfiles; Ana Soto Vázquez

"Me propuse seriamente seguir a mi corazón."

"Lo que se mueve no puede congelarse." 

"Respetar las decisiones de los demás debería ser una constante, no una
excepción."
 
¡Hola! Soy Ana Soto Vázquez, 
Nací en un pequeño pueblecito en Montefurado (Quiroga-Lugo) donde hay un importante túnel construido en la época de los romanos.
Viví  por muchos años en Arteixo (La Coruña), ciudad de la que tengo muy buenos recuerdos. Actualmente vivo en la ciudad de La Coruña. 
Ya desde pequeña, pintaba y realizaba ilustraciones como curiosidad y afición sin ningún tipo de formación, pero al igual que muchos otros, lo dejé aparcado.
Estudié Ciencias Empresariales en la Universidad de La Coruña, pero pronto me percaté de que mi verdadera vocación era la pintura, arte que dejé esperándome durante muchos años debido a varios compromisos laborales y estudiantiles. Quizás no le veía futuro o tal vez me vi presionada a buscarme la vida en trabajos que me permitiesen sostenerme económicamente.

Empecé a pintar y dibujar como terapia  para olvidar  una época muy oscura y llena de desengaños, en los que mi corazón gritaba ! basta! Pintar y dibujar me hacía feliz y pensé: esto es para lo que he nacido, ¿Por qué lo he dejado? Por aquel entonces desempeñaba varios trabajos que no me deparaban más que vacíos existenciales; en realidad, ahora que recuerdo esa época desde una mirada lejana, era como estar negándome a mí misma. 


Una artista tiene la necesidad constante de crear, y yo había dejado de hacerlo y me había abandonado a una rutina que me iba destruyendo por dentro.
Desde siempre he sido consciente de que sentía de forma diferente y tenía inclinaciones artísticas que nadie de mi entorno entendía. En ese proceso aprendí a conocerme, a conectar con mi yo interior. 
Pienso que, si  estuviéramos más conectados con nuestras pasiones tendríamos tiempo y paz interna para curiosear en otras disciplinas y menos tiempo para añorar cosas innecesarias.


Poco a poco empecé a notar que mis colores, las expresiones y el estilo de mis personajes llamaban mucho la atención y gustaban. Por supuesto noté que familiares y amigos me miraban con escepticismo, pocos apoyos tuve la verdad, pero me propuse seriamente seguir a mi corazón.

La vida de un artista es muy incomprendida porque, Si no sigues los canones normales, si no trabajas, no tienes hijos, “no tienes una vida normal” enseguida te ponen etiquetas.

Respetar las decisiones de los demás es algo que debería ser una constante y no una excepción. Una pena.

Me asombra la escasa capacidad que encuentro en mi entorno para el trabajo en equipo, la solidaridad, el respeto mutuo, la crítica constructiva. Y reflexionando,llego entonces a la conclusión; que desde que el mundo ha sido mundo siempre ha pasado lo mismo. En realidad, el ser humano ha evolucionado muy poco, casi nada a nivel relacional.
Lo único que se me ocurre para luchar contra ese mundo oscuro es intentar aportar la mayor alegría y felicidad posible con mi trabajo. 

Hacer felices a los demás y ser feliz con mis pinturas e ilustraciones es en realidad, lo que me mueve.


Siempre me he sentido especialmente atraída por los colores vivos y alegres de los expresionistas, soy feliz pintando y dibujando mundos y personajes salidos de mi imaginación.
¡Los colores los mezclo por intuición y no paro hasta que termino y…voilà! Pintando se me escapa el tiempo como nada y me olvido de todo, lo que hace que sea un trabajo muy gratificante. Utilizo acuarelas y lápices de colores para mis ilustraciones y últimamente estoy incorporando la ilustración digital, una técnica en la que veo infinitas posibilidades.


Mi técnica favorita es el acrílico porque es más versátil, fácil de secar y más flexible; noto que se adapta mucho a mi estilo de pintar, además de la acuarela. Todo lo elaboro yo misma a mano, desde la idea y el boceto inicial, los colores, hasta los retoques finales con lo cual tienes la seguridad de tener en tus manos una obra 100% artesanal.
Me gusta aportar valor y alma a todas mis obras.
Para mi pintar es como una extensión de mi alma aplicando toda la creatividad y pasión posible. La gente dice que mi trabajo contiene mucha alegría, una explosión de vivos colores, una ternura especial y mucha alma, además afirman que me ven en esos dibujos lo cual me hace muy feliz ya que para mí es muy importante dejar algo de mí en todo lo que hago.

Sueño con crear mundos nuevos, historias, que las imágenes que realice cuenten una historia y que te veas inmerso en ella. Desde hace unos años alterno la elaboración de mis cuadros e ilustraciones con la realización de otras obras enfocadas hacia el diseño gráfico, una carrera que estudio actualmente.
Cada día intento actualizarme, creo que es importante para poder evolucionar. Lo que se mueve no puede congelarse. Eso sí, es importante moverse por los caminos con los que vibra tu corazón porque si no es así puedes acabar perdida. Cuando puedo intento hacer cursos que me permitan avanzar en mi estilo y probar con nuevas técnicas aprendiendo sobre la marcha.


Todos los trabajos que realizo surgen espontáneamente de mi interior así que en ese sentido estoy satisfecha ya que según mi criterio mis obras han crecido y a la gente le gusta mi trabajo así que...¿Qué más puedo pedir?



Desde La Coruña, Ana Soto Vásquez, nos comparte su colorida historia creativa.
Gracias mujer por el aprendizaje.
Con Amor: Elena L. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Buenos Aires

Colaboración, Silvia Vásquez.   Brillan los pétalos de una flor pesada al amanecer. Unas cuadras más al fondo, el río marrón acaricia las or...