DAVID





La fría mañana inusual por estos días, nos envuelve al pequeño David y a mí. El mirando la tele, arropado hasta las orejas. Yo tejiendo unas dichosas correas que no se por qué razón me comprometí a entregar en un plazo  que esta más allá de mis posibilidades. La taza de café y la complicidad del momento me invitan al dialogo  con  David que  adportas de cumplir seis años, piensa que cualquier  lugar que no sea su barrio es otro país como por ejemplo la finca, el barrio de el frente  que con sus humildes casa de madera le causa escalofríos y ruega que nunca lo lleven a vivir a ese país. Piensa además que el Sol es caprichoso y hay lugares de la tierra donde se siente más a gusto e incluso se queda a dormir allí.



─David. ─le pregunto─ ¿cuál es tu nombre completo?
─David Ossa Vanegas, como toda mi familia.- responde.

─ ¿Tu papi también es Ossa  Vanegas?

─ Se diferencian un poco, como por ejemplo mi oso, se llama David Ossa, ves lleva los apellidos de la familia.

─ ¿Tú qué edad tienes?

─ Dentro de cinco días  Cumplo seis años.

─ ¿Vas a hacer fiesta?

─Papá dice que este año no es posible que hagamos una fiesta, porque está recolectando el dinero para comprarme una “bici”.

─Mejor la bici: ¿No?

─ Pero él me puede comprar una torta y helado para yo compartir con mis amiguitos.

─ ¿Y son muchos tus amiguitos?

─Como veinte. Si yo viviera en un edificio con piscina, pues haría una fiesta acuática.

─ ¿Te gusta el agua?

─Súper mucho. Pero si viviera en la finca haría una fiesta con caballos. Aunque ya sabes las yeguas son mis preferidas. A  Alejo le gustan los machos
.
─Y quien es Alejo.

─Jajá aja, payasa, pues mi hermanito, ¿no sabes?
─ ¿Y en que se diferencias los machos de las yeguas?

─ En el parado.

─En el parado ¿cómo?

─Pues mira  te  explico, la vaca se casa con el toro, ¿si sabes? Entonces el caballo se casa con la yegua, por eso se paran diferente porque son diferente sexo.

─Todo eso lo aprendiste en la finca.

─Sí.

─ Apropósito cuéntame de tu paseo a la finca de... ¿Dé quien  es la finca?

─ De la bisabuela y los tíos.

─ Bueno. Cuéntame: ¿dónde queda la finca?

─En Campamento.

─ ¿Y donde es Campamento?

─Muy lejos, en otro país.

─Y ¿cómo llegaron hasta allá?

─Primero tomamos un taxi. Luego un bus, luego una chiva y luego caballos, los caballos son de mi tía que es la dueña de los caballos.

─ ¿Y luego?

─Luego jugamos mucho.

─ ¿Te gusto el viaje?

─Sí, pero yo tenía miedo de ir porque vi en la tele que quemaron un bus de campamento, y cuando íbamos en la chiva escuché qué la guerrilla mato a una muchacha y que la enterraron por ahí.

─ ¿Por ahí, donde?

─Por la piedras.

─Pero cuéntame qué hiciste en la finca.

─Divertirme  mucho con mis primitos y con Alejo. ¿Sabías que en la finca hay víboras?

─ ¿Y tu cómo sabes que eran víboras?

─Porque eran verdes y peligrosas; matan y dejan solo los huesitos.

─ ¿Quien  te conto eso?

─. Duvan mi primo y también me conto, que aparecen diablitos pequeños con cachitos  y rojos.

─ ¡Ah sí!, y ¿el los ha visto?

─ El, y yo también los vi. Aparecen donde hay guacas… ¿tú sabes que son las guacas?

─Cuéntamelo tú.

─Pues las guacas son donde los indios enterraron el oro, pero los indios ahora no son tan ricos, por eso ya no dejan tantas guacas.

─ Ah, que interesante.

─Allí aparece el diablito, le gusta comer uñas de madera.

─ ¿Uñas de madera?

─Si como esta que tengo yo; dice .mostrando su dedo índice.

─A ver.umm, No parece de madera, me parece más bien la de un pequeño niño de casi seis años.

─Sí, pero antes era de madera. ¿Sabes?: tengo un cáncer en ese dedo.

─Cáncer. ¿Quién te dijo eso?

─Si cáncer, como un hongo.

─ ¡A bueno, un hongo!

─Si un hongo como cáncer...Pero papá me lo ha curado con penca sábila.

─ ¡Cuánto sabe tu papi!

─Si me mete el dedito dentro del cristal de la penca y listo se transforma en dedo sano.es que sabes: papá quería ser medico pero como no pudo .ejerce de medico de compañía  en casa.

─ ¿Si? ¿Cómo aprende la medicina?

─El tiene unos libros de medicina en ingles, pero como solo lee poco ingles entiendo poco, lo demás se hace el que entiende.

─Y así aplica la medicina...Interesante.

─Sí, papá sabe muchas cosas. Por que las ve en discovery channel.

─ ¿Y  tú que canal ves?

─Discovery kids, mi favorito, y el de mamá, uno donde dan un programa donde los niños dominan y tienen que llamar a la súper niñera.

─ ¿Cómo se llama?

─No lo recuerdo. La llaman para que los papas aprendan a manejar a  los hijos, porque los papas no saben cómo manejar a  los hijos.

─ ¿Y donde sucede eso?

─En este país sucede poco, eso sucede como en otro país, como  Argentina.

─ ¿Tienes  frio?

─No.

─Pero tienes la boca moradita.

─Es mi boquita  la que tiene frio, pero se me quita con aguadepanela caliente.

─Ven yo te sirvo.

El bebe animadísimo  un pocillo de aguadepanela caliente, me mira con picardía, e intuye que  el dialogo va para largo. Regresamos a la sala. Ya el se ha puesto de pie dispuesto a jugar, yo abandono mi labor y me  dispongo también.

─ ¿David te gusta mucho la panela?

─Si. Sabes que yo sé cómo se prepara, eso lo aprendí en la finca.

─ ¿Hacen panela  allá?

─Si, y también blanquiao.

─Un que rico.

─Pero es con avispas.

─ ¿Con avispas?

─Sí, primero se muele la caña. Luego se calienta la miel, y se revuelve mucho, ahí  aparecen las avispas, luego se” vacía” en unos cositos que son como recipientes y se deja secar. Se seca rápido porque por allá el sol se mantiene mucho, y listo. Yo te quisiera llevar a la finca, es muy tranquilo y no tienes que comprar nada, la comida esta  por ahí. Todo está por ahí, mi potrillo también está por ahí.

─ ¿Tú tienes un potrillo? –

─Sí, se llama Manuel, como mi amiguito. También tenemos una vaquilla  se llama Sofía, como la mejor amiga de Alejo, Sofía. Las vaquillas son muy inquietas y las vacas tranquilas.

─ ¿Y qué  comiste en la finca?

─U y, sancocho, y pavo, a mi no me gusta el pavo, porque come puro grano, ¡guácala! y lo abren y se le ven todos los granos.

─Todas las aves comen grano, los pollos también, ¿a ti gusta el pollo?

─Sí pero los que lo asan, le sacan los granos antes de traerlos a casa.

─Bueno...

─ ¿Tú sabes que yo sé paradas de Karate? Me lo enseño papá.

─Sí, muéstrame.

Se para, da tres giros, un salto y se cae.

─Esto no me lo  enseño papá, esto lo aprendí solito.

─ ¿Qué?

─Esto, a caerme, eso lo aprendí solito.

─Cuéntame, ¿cuál es  tu color favorito?

─El rojo, es el más brillante para mí, ¿y el tuyo?

─Me gustan dos: el azul y el violeta.

─También te gustan las velas,  y el incienso.

─Sí.

─ ¡Ah entonces es cierto que eres hippie!

─ ¿Quien dice?

─Por ahí dicen.

─ ¿En la escuela  juegas mucho, tienes amiguitos?

─Si juego. Yo tenía una compañerita, un día le toque el cabello y ella dijo que yo la tire  al suelo y eso me molesto mucho, ella no ha vuelto, yo no quiero que vuelva.

─ ¿Por qué?

─Porque tiene los ojos  como chinos .bien feita.a mi no me gustan los ojos chinos, me gustan los de Colombia.

─ ¿Y cómo son los de Colombia?

─ Bien abierto. La piel puede ser así morenita como soy yo y el cabello rojo o negro, pero los ojos bien abiertos.

─ ¿Que más haces en la escuela?

─Me gustaría ver las mariquitas que hay  en la escuela.

─ ¿Tú sabes cómo son  las mariquitas?

─Sí, amarillas, rojas y negras, eso lo vi en la tele, pero no en la escuela, porque el director dice:”Yo no quiero mariquitas en esta escuela” el quiere acabar con las mariquitas.

─ ¿Eres feliz en tu escuela?

─Sí. Pero un día casi me hacen llorar. Todos decían: David...David... y a mí no me gusta que me llamen mucho ni que repitan mi nombre.

─ ¿Quienes repetían tu nombre?

─Los compañeritos. Eso fue cuando gane el concurso de rima.


 Mi palabreo con David- mi nieto- en el barrio Juan XXIII, comuna 13 , Medellín.
con amor: Elena  L.











2 comentarios:

  1. David es un portento, cuando su papi le llama la atenci[on por telefono emieza> alo, alo ahhhhh se fue la senal y se muere de risa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Portento! Me hiciste acordar "y es que entonces comprendío de lisandrito el portento". Que risa

      Eliminar

Buenos Aires

Colaboración, Silvia Vásquez.   Brillan los pétalos de una flor pesada al amanecer. Unas cuadras más al fondo, el río marrón acaricia las or...